Connect with us

Hi, what are you looking for?

Nacionales

Larreta, el operador todo terreno de Horacio

Augusto Rodríguez Larreta se ha transformado en el principal operador político de la campaña presidencial de su hermano. Ordena el área de comunicación y discurso de Horacio. Además, monitorea el armado territorial y hace gestiones puntuales como “los ojos y los oídos” de su hermano.

Dio sus primeros pasos en comunicación y política en el arranque de la década del 90’ en el Ministerio de Defensa que manejaba entonces Oscar Camilión. Si bien traía de la cuna la pasión política heredada de su padre Horacio al igual que su hermano, Augusto Rodríguez Larreta aprendió a ser perspicaz y desarrollar el olfato en medio de la hostilidad de una cartera donde muchos funcionarios estaban vinculados al escándalo de la venta de armas a Ecuador y Croacia.

Se manejó con gran habilidad y salió tan limpio de un affaire que vio pasar de costado, que rápidamente fue convocado por Roque Fernández para manejar la comunicación del Ministerio de Economía luego de la salida de Domingo Cavallo. Así arranco el hermano de Horacio Rodríguez Larreta en el mundo del lobby y la comunicación para terminar convirtiéndose en el operador todo terreno del proyecto presidencial del jefe de Gobierno porteño.

Siempre fue Agustito, porque el hermano de su padre llevaba ese nombre, al igual que el abuelo. Augusto Larreta se hizo cura, largó los hábitos y terminó trabajando con Alberto Olmedo. Todo un personaje como su padre Horacio, un bombivant con enorme lucidez para entender y explicar la política. Por eso, Arturo Frondizi y Rogelio Frigerio lo cobijaron de muy joven y fue funcionario del Gobierno de la UCRI. Fue presidente de Racing poniendo su patrimonio para respaldar el erario del club. Querido y respetado por todos, tuvo cargos gerenciales en el sector privado y se dedicó mucho tiempo a la consultoría política luego de años de militancia en el MID:

Eso también explica que el candidato presidencial haya sido siempre Horacito por el carisma y protagonismo de su padre en el círculo rojo, en la política y en el ABC1. Pero hace tiempo que son Horacio y Augusto. El hermano del jefe de Gobierno y principal armador y operador de ese proyecto presidencial también se destacó en la actividad privada cuando dejó la cartera de Hacienda.

Horacio Rodriguez Larreta y Wado De Pedro, cara a cara por la quita de la coparticipación
Fue la mano derecha y lobbista de Eduardo Elstain cuando este comenzó a crecer de la mano de los shoppings y el Banco Hipotecario. “Augusto jugó en grandes ligas, sabe lo que es el poder porque su viejo los preparó para eso y se mueva como pez en el agua en el mundo empresario, periodístico y político desde hace años”, comenta a MDZ un colega que lo conoce desde su arranque profesional.

Hincha de Racing igual que el hermano y su padre y exjugador de rugby, el otro Rodríguez Larreta actualmente ocupa simultáneamente varias mesas estratégicas en la campaña. No deja de controlar el área de comunicación, una de sus especialidades. Testea permanente la construcción del discurso del candidato, pero además alienta la irrupción de voceros que ocupen un rol menos light y no hablen tanto de la gestión.

Está conforme con el desempeño de Waldo Wolff, flamante incorporación al Gobierno de CABA y hábil declarante. También apuesta a los aportes y el protagonismo que pueda traer el nuevo fichaje del exministro Pablo Avelutto, otro hábil declarante. “Necesitemos voceros con valentía y audacia para que todo no quede en manos de Horacio”, comenta el operador Rodríguez Larreta.

Al mismo tiempo, el hermano del candidato maneja – junto a Eduardo Macchiavelli – el armado nacional de la campaña. En las flamantes oficinas en Olazábal y Migueletes ya se instaló el equipo de campaña donde trabajan, cuando no están en las provincias, algunos de los preferidos del hermano de Rodríguez Larreta, como el subsecretario de Asuntos Interjurisdiccionales Maximiliano Corach, el exviceministro de Desarrollo Social Carlos Pedrini, y el exdiputado nacional Marcelo Wechsler.

El hijo de Carlos Corach tiene una larga amistad con Augusto. Tal es así que en los comicios porteños vienen manteniendo una cábala inalterable. Esos domingos electorales el funcionario y su amigo siempre hacen un asado al mediodía en un local del PRO de la zona Palermo. Por eso no fue casual que el principal operador del alcalde porteño haya participado con Corach de un encuentro en el sur de CABA armado por el subsecretario de Gobierno, César Torres, para respaldar la candidatura de Jorge Macri.

La presencia del otro Rodríguez Larreta no fue casual y es un gesto político para distender la tensión con el exintendente de Vicente López. El ex hombre fuerte de IRSA puede ser el nexo para que su hermano llegue a un entendimiento con Jorge y Mauricio Macri. Obviamente, todos sabían de esa foto. Incluso Fernán Quirós, pese al enojo de su jefe de campaña y funcionario porteño, Juan Pablo Graña. También se ha transformado en un interlocutor permanente con la mano derecha de Gerardo Morales, Willy Hoerth, dirigente de larga trayectoria en el radicalismo porteño.

“Sólo Augusto puede hacer esas gestiones sin que explote la interna en el entorno de Horacio; es cierto que genera celos, pero nadie se anima a decírselo a él o al candidato. Además tiene una agenda envidiable en materia de contactos en el círculo rojo y también internacional”, explica un funcionario del Gobierno porteño.

Si bien Rodríguez Larreta tiene su equipo conformado por Fernando Straface, Federico Di Benedetto, Christian “el Negro” Coelho, Edgardo Cenzón y Gabriel “el Pájaro” Martino, Augusto funciona como sus “ojos y oídos” en el funcionamiento de la campaña electoral.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


The reCAPTCHA verification period has expired. Please reload the page.

También le puede interesar